jueves, 21 de junio de 2018

¡No corras papá! Manuel Vázquez Montalbán.


Que el mantenimiento preventivo de instalaciones y vehículos es uno de los pilares del programado y tecnológico mundo actual, es algo de lo que nadie, en su sano juicio, debería dudar: la grave avería acecha. 


Manuel Vázquez Montalbán (en wikipedia)

Manuel Vázquez Montalbán, al que seguimos recordando después de casi 15 años de su absurda muerte en Bangkok, escribió el poema ¡No corras papá! en que ilustraba del destino que espera a esos degenerados que no hacen cada 10.000 km – o cada 6 meses - los mantenimientos previstos. Acaban fatigando el cojinete de empuje y causando un desgaste prematuro en los forros del embrague. Nunca llegarán a Palm Beach.

¡No corras papá!

Cada diez mil kilómetros
– o cada seis meses - 
quite la tapa del distribuidor
saque el rotor y ponga
tres, cuatro gotas de aceite
en el filtro colocado en el centro
del eje rotor
                también, ciertamente
debería aplicar una ligera capa
de grasa al patín del ruptor
de lo contrario
nunca llegará usted a Palm Beach
no nunca llegará usted
a Palm Beach

¿acaso cada diez mil kilómetros
– o cada seis meses –
limpia los electrodos con un cepillo metálico?

su torpeza
dormirá sus manos bajo pesos
menos gratos que el de los senos

en abril los erizos mienten flor
y hasta los cantantes de izquierda
se columpian en sus bufandas
saben
que el depósito del elixir está en el maletero
y no dejan que descienda
el nivel
- se llama Min
casi como una dinastía –
que no le esperen en Palm Beach
usted no ha nacido para llegar a Palm Beach

a veces el testigo se enciende
cuando los faros alumbran con luz de carretera
a veces el testigo se enciende
al conectar el interruptor general del alumbrado
y en otros casos
la permanencia o extinción del testigo
advierte las anomalías en el funcionamiento

no mientas a las rapaces oceánicas
en esta autopista no murió nadie
que hubiera lubricado a tiempo la timonería

usted nunca estuvo de acuerdo con William james
usted nunca leyó quizás a William james
ni comprobó el nivel de aceite
ni cambió el elemento filtrante
la vida
es un conjunto de movimientos hacia el éxito
y usted equivocó su herramienta

no no
por favor, no se jacte de tanto amor perdido
ni moralice a costa del espacio y el tiempo
tuvo un rincón donde mentir su épica
una mujer propia que no supo serle infiel
el derecho a opinar entre gentes más ignorantes
y una amante en la playa
a la que nunca llegará

usted era uno de esos degenerados
que ha fatigado el cojinete de empuje
y ha causado un desgaste prematuro en los forros del embrague

Manuel Vázquez Montalbán.
(Barcelona, 1939 – Bangkok, Tailandia, 2003)


miércoles, 20 de junio de 2018

Todo sea por nuestro bien


El pasado día 16, Fernando Savater, en El País, publicó una columna de título A decidir, que creo que es de lectura obligada. Al final de ella pedía ¡Elecciones ya! El artículo comenzaba así:

“La convicción más arraigada de parte de nuestra izquierda es que los Gobiernos de derechas son una anomalía en democracia, que solo se corrige cuando regresa al poder la izquierda... sea en las circunstancias que fueren. Así ha vuelto a demostrarse tras la moción de censura, cuando tantos han exultado como si ya por fin tuviésemos un Gobierno legítimo después de años de usurpación.”

Partiendo de esto, tiene sentido, todo lo que sigue, en el especial el interesado dictamen de que por fin, nosotros, el pueblo ya tenemos, con el reluciente gobierno recién nombrado, “…no solo lo que de veras queremos sino lo que necesitamos, aunque nos lleve tiempo darnos cuenta.”

Con todo, nos gustaría tener elecciones generales. Pero, al día siguiente, el ministro Ávalos, declaraba en entrevista, también, en El País que “ahora ya nadie quiere elecciones”

Y este lunes ya sabemos, después de la entrevista a Sánchez en tve1, que las elecciones serán en 2020. Todo sea por nuestro bien; a ver si nos vamos dando cuenta de que tenemos el gobierno que, de veras, deseamos y que además necesitamos… Y de elecciones generales pronto, ni hablar.

sábado, 26 de mayo de 2018

El espíritu cede. Clara Janés


Volvemos a Clara Janés y a su poemario Orbes del sueño. Nos causa al leerlo aún más asombro y admiración que cuando, hace unos tres años, descubrimos sus poemas: inigualables ejemplos de las conexiones íntimas y lógicas que pueden llegar a manifestar ciencia y poesía. 


En el breve e intenso el espíritu cede, la mirada de Clara Janés - cuya poesía surge de las respuestas y construcciones de la ciencia – nos guía para vislumbrar el cero absoluto, el fin de los tiempos… la muerte del campo magnético.

el espíritu cede

el espíritu cede
a la inmovilidad
hasta el cero absoluto
niebla fría
que anunciará
el fin de los tiempos
hielo negro
muerte
del campo magnético

                                 De Orbes del sueño. Madrid 2013. 

Clara Janés (Barcelona, 1940)
                                                                                         Ver más en La alegría de las musas 2


miércoles, 23 de mayo de 2018

La piel fina y la lengua muy larga

Es bueno que los políticos pasen a la posteridad con alguna frase incisiva, mejor si es dicha desde tribuna parlamentaria, que resulte memorable y digna de ser recordada y usada en adelante.

Despues de una intervención - de suyo va que fuera una rabiosa jeremiada independentista - del parlamentario de ERC,  Joan Sardá, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría le espetó: "Señor  Sardà, tiene usted la piel fina y la lengua muy larga", para pasar seguidamente a contestarle.


Recordé la frase al oir en RNE1 a un parlamentario del PDCAT - creo que Ferran Bel i Accensi, que fue amablemente inquirido por el locutor sobre las palabras, tweets y artículos varios del presidente Torras. Con un tono susurrante, que quería ser contemporizador y bastante calmado, el diputado nos hizo saber que: a) ya había pedido disculpas, b) que había que entender a Torras y su expresión, a veces, irónico, c) que quien lo conocía, sabia que era muy buena persona y, por último, d) que habría que darle cien días de cortesía.


Ligando con la ironía, el locutor comentó que parecía que se habían tomado mal las ironías de Albert Rivera, acerca de si Torras era o no el 131 eslabón o presidente de la Generalitat. Y ahí, al hombre tranquilo que parecía Bel, le salió la piel fina y dijo, bastante enfadado y tajante. "No, no; eso no puede considerarse una ironía...eso es un ataque a lo más profundo del sentimiento catalán". Con lo que apareció la piel fina y, también, la lengua larga.


Como yo no estaba muy al tanto, me puse, por un lado a buscar las palabras, escritos etc. del tal Torras y, en efecto: lengua muy larga, insultante para todos los españoles, supremacista redomado y nada, nada irónico.


Después me puse a rastrear lo de los 130 antecesores en la presidencia de la Generalidat. Encontré el artículo de El País, La "mentira" de los 131 presidentes de la Generalitat, escrito por Patricia Blanco. Que o te lo tomas con ironía o es vomitivo por falso, retorcido e interesado.


Piel fina y lengua muy larga, esa característica que, si bien se piensa, es bastante española y que el independentismo catalán extremista lleva al grado de exasperación.






viernes, 18 de mayo de 2018

¿Y la industria?


El 7 de mayo del presente, en el diario El País, una Carta al Director, de título ¿Y la industria?, lamentaba las ciudades fantasmas en que se están convirtiendo, (o están, en muchos casos, ya convertidos), los polígonos industriales. Y, en concreto, ahondaba, ¡ay!, en la desolación de los polígonos industriales de Rubí, para pasar a continuación, por extensión, a los de El Vallés Occidental, Cataluña y España.




Naves industriales en L'Hospitalet de Llobregat
(Carles Rivas. El País)
'
Me estremecí porque a uno, que ha pateado en el inicio de su vida profesional muchos de esos polígonos industriales de Cataluña, le cuesta creer que en los mismos, aún ahora mismo tras 10 años de crisis,  no subsista una buena parte de la gran industria que hubo en Cataluña  y que sí sean auténticas ciudades-fantasma como indica el comunicante. Porque auténticas ciudades-fantasma sí son muchos de los polígonos de la España central, muchos de los cuales, son una auténtica ruina aún sin haber nacido.

Hasta ahí, con la sorpresa del pesimismo del relato, que, francamente, yo creía que no había llegado a tanto el desmantelamiento industrial en Cataluña, la carta sigue con una acusación directa de ello al último gobierno de la Generalitat y al actual del Estado español. Y aquí es dónde disiento en parte. Es verdad que el apoyo  de la industria por parte de la administración es francamente mejorable. 

Pero también es cierto que ni en Cataluña, ni en España, ni en los municipios nos gobiernan marcianos. Nos gobiernan paisanos nuestros: españoles, catalanes (o de otras Comunidades autónomas) y de los diferentes pueblos y ciudades. Y hacen opinión pública periódicos, radios, televisiones, organizaciones, etc. Que también son de aquí.

Y hacen lo que creen que es lo correcto según el conjunto o mayoría de la opinión pública actual. A saber: que toda industria es sospechosa, cuando no directamente dañina y  si a regañadientes se acepta, que nadie la quiere en el jardín de su casa. Fábricas sí, pero en casa del vecino no en la propia. 

Ese estado de opinión, ese sentimiento se ha recogido y transformado en decisiones políticas que, junto con la globalización, han llevado en toda Europa a que descenso del peso de la industria en el PIB haya sido constante y muy pronunciado en la 3 últimas décadas, de manera que en la actualidad, se mantenga muy por debajo del 20% del total, (en España fue el 14% en 2016 y en Europa, sólo Alemania está por encima: 23%)

La industria, que es a efectos de empleo, de valor añadido y de innovación un bombón: lo más presentable de la economía española, (Enlazo a Análisis de la industria en Epaña de Andrés Macario, en el que pueden entrar en datalles y obtener otros informes como “La industria, motor de crecimiento” de la CEOE), merece más cariño, apoyo y un cambio en su valoración pública. Nuestra sostenibilidad económica y la vuelta a la dignificación del empleo en el fturo, dependen de ello.




miércoles, 16 de mayo de 2018

Tu la letra y yo la música. Pop! goes my heart.

Supongo que ya habrán notado mi debilidad y afición por el pop-rock de los años ochenta. Hay otra debilidad, hasta ahora no explicitada en La perplejidad del buzo, que son las comedias cienematográficas de finales de los noventa y posteriores como, en las que si hiciéramos un ranking, ahí estarían sin duda: Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Mi gran boda griega, Pricesa por sorpresa, Love actually...

En la confluencia de ambas aficiones nos encontramos con una película: Tu la letra y yo la música, cuyo título original era Music and lyrics de 2007, protagonizada por Hugh Grant y Drew Barrymore



En wikipedia se presenta el argumento:

Alex Fletcher (Hugh Grant), una estrella de pop acabada de los años 80, se ha visto relegado a trabajar en el circuito de la nostalgia, en ferias de pueblo y parques de atracciones. Ahora tiene la oportunidad de volver a escena cuando la diva pop del momento, Cora Corman (Haley Bennett), le invita a componer y grabar un dúo con ella. Pero hay un problema: Alex no ha escrito ninguna canción desde hace años, jamás ha escrito letras y tiene tan sólo unos días para escribir una canción de éxito. Sin embargo, Sophie Fisher (Drew Barrymore), la simpática muchacha que le cuida las plantas, posee un don de la palabra que llama la atención del compositor.

Pues bien, el grupo pop de los ochenta en la película, se llamaba PoP! y habría tenido el superéxito  Pop! goes my heart, que es una canción paródica pero muy resultona y el videoclip que habrían grabado en 1984 es, sencillamente descacharrante. 



El tema viene firmado por Andrew Wyatt, inquieto hombre de música, que hoy para como cantante del grupo sueco Miike SnowHay que ser muy buen músico y tener mucho oficio para inventar en 2007 Pop! goes my heart, una canción pop tan conseguida y perfecta para la película. 

Hugh Grant es el principal intérprete de la canción en el grupo PoP. Lo hace bien y es muy creible. También en su "famoso" golpe de cadera con el que baila los temas que interpreta en la película.

Tu la letra y yo la música es casi un canto del cisne de este tipo de cine que ya, desgraciadamente, parece no tener éxito y actualmente apenas se hacen películas de este tipo. Hugh Grant borda su eterno personaje de galán guapo y patoso, esta vez como cantante y compositor al que se le ofrece una oportunidad única para volver a brillar en el mundo de la música pop. Y, como no, una nueva oportunidad en el amor; con Drew Barrimore, ésta menos creible, que le escribe la letra de las canciones. Y todo acaba bien.

La otra canción estrella es A Way Back into Love, melódica y blandita, que es el eje argumental de la película, que por otra parte, funciona muy bien retratando el mundo y la vida de una antigua estrella pop ganándose la vida en actuaciones de medio pelo en convenciones y parques de atracciones. 

Muy recomendable para personas sencillas.

jueves, 10 de mayo de 2018

De excursión con Sursuncorda. Comida.

Cuando los amigos de Sursuncorda me hablaron del merendero de Terencio, (en donde íbamos a comer los parros asados), lo hicieron en unos términos casi apocalípticos; de forma que uno pensaba que se iba a encontrar algo rústico y descuidado, al estilo de "la taberna fantástica" de Alfonso Sastre o a los merenderos de la novela El Jarama.

Afortunadamente, ni hubo tal ni era para tanto. El restaurante merendero Terencio es un local muy apañado que, en la misma orilla del río Pirón, tiene dos zonas: una construida de bar y otra de entoldado-terraza  que es el merendero propiamente dicho. Además, hay que decir que al lado, las orillas del río Pirón, están habilitadas con tirolinas, etc. en unas instalaciones estupendas, que pueden ser utilizadas por todos pero que hacen las delicias, sobre todo, de los niños.



Lo importante fue la cosa de los parros. Que es como llaman por esta comarca a los patos que abundaban en las lagunas de la zona y, más tarde, comenzaron a criarse por las gentes de la zona que los reservaban para fiestas y para las festividades de Navidad. Lo que demuestra que no solo de cochinillo o de lechazo se vive en fiestas, en estas tierras segovianas de la comarca del Carracillo.

Por lo que podido averiguar, a los parros se les embadurna en la víspera con un adobo compuesto, básicamente, de vino y de diversas hierbas. Al día siguiente,una vez cogidos los sabores del adobo, se escurren y secan bien y se ponen a asar en el horno hasta un punto similar al de otros asados (que se desprenda la carne del hueso), dejando toda la grasilla del pato en el fondo, con lo que el resultado es diferente y muy rico y sustancioso. 





El menú es sencillo: ensalada y los parros en su fuente. Ni más ni menos, ni menos ni más.

Después de un toque de aviso a la dulzaina de José Luis, acompañado por Juanma al tambor, comenzó la fastuosa comida, con repeticiones varias de "mas parro" por parte de la mayoría, todo ello regado con vinillo de Rivera, agua y alguna fanta. 



Todo en su punto y medida, de forma que nos quedaron ganas, después de los helaos - postre único, también -  y los cafelitos, de hacer sobremesa musical - y recitativa por parte de Pajares - hasta bien entrada la tarde. (De la que, como soy un inútil y no se meter videos en el blog, no puedo poner imágenes de la actuación; que haberlas, haylas).

Con lo que echamos un buen rato en amor y compaña, con diversión propia y para la concurrencia. 



Bien entrada la tarde, en el turno de ruegos y preguntas; de las últimas no hubo, pero sí hubo un clamor general de que había que repetir más pronto que tarde el evento. 

Aprobada la propuesta por unanimidad, despedimos el sarao hasta el próximo San Parro.