martes, 4 de junio de 2013

Nunca te cases con un ferroviario

Oficio (DRAE): 1. Ocupación habitual… 3. Profesión de algún arte mecánica.. (Ver Nota)

Ferroviario: Empleado del ferrocarril 

Con la canción presente, Nunca te cases con un ferroviario, (Never marry a railroad Man, en inglés), traemos a esta sección más que un oficio, un genérico; ya que ferroviario quiere decir empleado del ferrocarril. Nada menos. Ahora, ya no lo recordamos, (acaso, muchos no los hayan ni conocido), pero dentro del término ferroviario había muchos oficios. En una página de internet, que supongo no pretende ser exhaustiva leo: jefes de estación, factores de circulación, guardagujas, enganchadores, guardesas, guardabarreras, telefonistas, maquinistas, fogoneros, jefes de tren, visitadores, guardanoches, interventores en ruta y guardafrenos.


La canción de Shocking Blue, probablemente por las largas jornadas de trabajo y el pasar poco tiempo en casa, aconsejaba seriamente no casarse con un ferroviario y no especifica más.

Nunca te cases con un ferroviario
El sólo te ama de vez en cuando
Su corazón está con su tren, no-no-no
No te enamores de un ferroviario
Si lo haces, olvídate de él si puedes
Mejor elúdelo siempre, aaaah

Así que no sabemos si Mariska Veres, la cantante del grupo holandés de finales de los sesenta, estaba pensando en un maquinista o un fogonero… Es de suponer que no pensara en los jefes de estación, que, desde luego, faltan poco de casa.


Mariska Veres y Shocking Blue. Actuación en febrero de 1979.
(En Wikipedia Commons)

Shocking Blue llegaron al éxito en 1969 con su canción Venus que llegó a ser número 1 en las listas de USA durante tres semanas consecutivas. Era el primer grupo holandés que lo conseguía, (y no sé si, también, habrá sido el único). En 1970, repitieron éxito con Never Marry a Railroad Man.

En Wikipedia se les encuadra en rock psicodélico y como rock ácido. ¡No sé yo! Será por la época. Tuvieron bastante éxito en aquella España oscura que comenzaba a descubrir el pop-rock foráneo y los cuarenta principales. Eran ambas, (aunque era mejor, en mi opinión Venus), canciones sencillas, muy agradables y pegadizas, con un sonido bastante claro y las guitarras sonando muy rítmicas, (en el sentido de poco eléctricas); y desde luego con la voz de la cantante, original y potente, un pelín desgarrada.

A propósito de la cantante, primero Venus y después Nunca te cases con un ferroviario, creo que tuvieron, sin desmerecer lo artístico musical, un éxito añadido por la portada, con un generosísimo escote de la cantante que en la época, era muy atrevido. Era 1969 y todavía estaban por llegar el destape y la democracia. Buenos paseos nos pegamos mis amigos y yo en Zamora, en peregrinación a la tienda de discos Portos, de la calle de San Andrés, a ver en el escaparate la portada de Venus, haciendo números para comprarlo. Quizás piensen que exagero; pero no. Baste decir que se sacaron ediciones de Nunca te cases..., casi con la misma portada y el mismo escote que en Venus. Por algo sería.


Como curiosidad, decir que hay versiones en castellano, procedentes de México, con el título de Nunca te cases con un ferrocarrilero. El grupo gótico de finales de los noventa Anabantha y la cantante Sagrario Bello son sus intérpretes.

Nota
La sección de Oficios presenta canciones que tengan relación con oficios, profesiones y ocupaciones.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Así es “tu no sabes”. Menos mal que eres honesto.
    Estas muy frio, porque supongo que todavía estas igual que cuando publicaste esta nota, hace más o menos un año.
    El mensaje de Mariska Veres en esta canción: Nunca te cases con un ferrocarrilero, es muy obvio y está perfectamente definido, aunque solamente para algunos según lo entiendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar